Administrar, ¿Para qué sirve?

Muchas veces escuchamos frases que hablan sobre «administrar» sin saber bien a que se refiere. Cuesta entender el concepto, la idea, el «para qué» de realizar la tarea de administrar.

Pero es algo muy común, que hacemos todo el tiempo. Podemos administrar, por ejemplo:

  • El tiempo: Analizar cuanto demoramos en llegar al trabajo para ver a que hora salimos de casa.
  • La comida: Ver que alimentos, y cuanto, se precisan para elaborar una comida determinada.
  • Las compras: Evaluar cuanto vamos a gastar y aumentar o reducir las compras que realicemos.
  • Las salidas: Ver si conviene salir a bailar, ir al cine o al teatro.
  • Pero, lo más importante… se puede administrar una organización.

¿QUÉ ES UNA ORGANIZACIÓN?

Es la forma en que concretamos acciones para lograr cumplir un objetivo. Una organización siempre busca cumplir un objetivo: ganar dinero, generar conciencia colectiva, educar, etc.

La misma puede estar formada por varias personas o por una sola. Y muchas veces, al estar formada por una sola persona no se logra enfocar en que este proyecto es algo aparte. Es decir, por más que sea el proyecto de la persona como único participante es muy importante separar a la persona del proyecto. Solo así, la persona, podrá entender bien como funciona su organización, por más que la organización completa sea ella sola.


ADMINISTRAR, ¿ES LA TAREA?

Ya vimos que se puede administrar el tiempo, la comida, las compras, las salidas, una organización y muchas más que no hemos mencionado. La variedad que existe en la rama de la administración es infinita.

En una organización se pueden administrar: fondos, compras, producción, ventas, cobranzas, pagos, etc.. Administrar es el como destinar los recursos que una organización, área, sector o cualquier otro segmento tiene, para poder lograr los objetivos determinados.

Sin embargo, administrar no es la tarea principal de una organización. Lo primero que hay que hacer es asegurarse de que el ciclo económico de la empresa funciona. El ciclo económico es: «comprar, vender, cobrar, pagar» (en una industria se agrega «producir» también). Una vez que se asegura ese funcionamiento, nos podemos poner más finos en la administración.

Por lo pronto, el aporte que se puede realizar desde la administración es un «Plan de negocios», mediante el cual se evaluaran diferente variables para determinar que probabilidades de éxito tendrá el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.